678 845 921 / 957 45 33 30
.ubicacion
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Láser de Varices

Se calcula que entre el 30 y el 40% de la población padece varices, y que hasta el 60% de las mujeres y el 40% de los hombres están afectados por esta patología.

Cada año un gran número de personas se somete a tratamientos para mejorar la apariencia de sus piernas eliminando las antiestéticas arañas vasculares y varices, así como para aliviar el dolor y molestia que pueden acompañar a la presencia de venas varicosas.

El tratamiento de las varices y arañas vasculares en Diagonal Centro Quirúrgico combina el uso del láser vascular de última generación Neodimio-YAG de FOTONA con la experiencia en diagnóstico y tratamiento de nuestros profesionales especialistas.

Para el que el tratamiento sea lo más eficaz posible es preciso realizar un diagnóstico individual, paciente a paciente, valorando cada caso y realizando un estudio ecográfico vascular en aquellos pacientes que lo precisen.

La eliminación de varices superficiales y arañas vasculares con el láser vascular es un procedimiento tecnológicamente avanzado que ofrece a los pacientes excelentes resultados con un sistema poco invasivo, seguro y que permite una rápida recuperación. Solo de esta forma es posible tratar las varices en un amplio rango de diámetros y profundidad sin necesidad de procedimientos invasivos añadidos.

El tratamiento de las varices con láser vascular es un procedimiento innovador eficaz y seguro, que resulta menos doloroso y con una recuperación más rápida que el tratamiento quirúrgico.

Los tratamientos no quirúrgicos más empleados para mejorar la apariencia de las venas varicosas y aliviar las molestias ocasionadas por la presencia de varices son actualmente la escleroterapia, los procedimientos endovenosos y los basados en el empleo de luz láser.

Las varices tratadas con láser son eliminadas totalmente; el tratamiento evita marcas, tatuajes y cicatrices, que pueden aparecer con otros tratamientos, como la escleroterapia. La recuperación del paciente es inmediata.

El láser vascular de Diagonal Láser puede tratar eficazmente las lesiones vasculares cutáneas presentes en cualquier parte del organismo. La potencia y precisión de nuestro láser vascular permite que la eliminación de las varices se realice de forma ambulatoria, sin anestesia, sin pinchazos y sin incómodos vendajes. El paciente puede incorporarse de forma inmediata a su vida diaria.

El láser vascular Neodimio-YAG de FOTONA es capaz de hacer desaparecer las varices de pequeño grosor que se transparentan y son visibles en la superficie de la piel. La luz láser de neodimio actúa calentando la sangre que se acumula las varices, haciendo que se coagule. Cuando una variz es coagulada se detiene en ella la circulación de la sangre. La sangre coagulada y la variz son reabsorbidas por el propio organismo en el plazo de varias semanas, hasta desaparecer de forma definitiva.

La Terapia Láser vascular proporciona hoy día una de las mejores opciones de tratamiento no quirúrgico, seguro y eficaz para la eliminación tanto de las arañas vasculares como de las venas varicosas o varices. Los más novedosos tratamientos láser permiten aplicar la dosis precisa de energía a cada vena y evitan la necesidad de inyecciones y el empleo de productos químicos, así como algunos efectos indeseables de la escleroterapia como la rotura de venas o la aparición de tatuajes en la piel tras el tratamiento.

Para el tratamiento de las varices y arañas vasculares con el láser vascular Neodimio-YAG de FOTONA, se identifican en primer lugar las venas a tratar. A continuación, procedemos a aplicar pulsos de energía luminosa (láser) a lo largo de toda la longitud del vaso sanguíneo.

El proceso de tratamiento de varices con láser es sencillo y, además, muy seguro. La duración de cada sesión puede variar entre los 30-45 minutos y habitualmente son necesarias de dos a tres sesiones para la eliminación total de las varices, aunque la duración del tratamiento dependerá siempre de cada caso particular.

La mayoría de las pacientes tratadas con láser vascular experimentan una ligera incomodidad completamente tolerable. En pacientes con mayor sensibilidad al dolor se puede aplicar una crema anestésica 30 minutos antes del tratamiento.

Como la aplicación del pulso de energía luminosa se hace a través de la piel, algunos pacientes experimentan una sensación de quemazón moderada al emitir el pulso de luz. Para evitar en lo posible las molestias y el riesgo de quemaduras disponemos de un equipo de aplicación de frío InterCooler de última generación que permite la aplicación simultánea de aire frío durante todo el tratamiento. Este tiene un efecto analgésico adicional.

Se debe dejar transcurrir de mes y medio a dos meses entre sesiones, para dar tiempo al organismo a reabsorber la sangre que ha sido coagulada por la energía láser.

Se realizarán revisiones periódicas en consulta para ver la evolución del tratamiento y eliminar alguna variz que hubiera podido quedar en las zonas a repasar.

El tratamiento de las varices con láser es un procedimiento seguro y ambulatorio. Permite tratar amplias zonas en una misma sesión, y en la mayoría de los pacientes consigue la desaparición satisfactoria de las varices.

Habitualmente los pacientes no precisan el uso de medias de compresión después del tratamiento. En los casos más severos pueden aparecer enrojecimientos transitorios de la piel, que se resuelven por sí mismos con el tiempo. Las varices tratadas desaparecen progresivamente y de forma espontánea en el plazo de las 3 a 6 semanas posteriores al tratamiento.

logo

Preguntas frecuentes

Las contracciones de los músculos de nuestros tobillos y pantorrillas ayudan a bombear la sangre de retorno desde nuestras extremidades inferiores hacia el corazón. Existen unas pequeñas válvulas en el interior de las venas que evitan que la sangre vuelva hacia atrás entre uno y otro latido del corazón. Debido a predisposición genética, la vida sedentaria, a los embarazos y el envejecimiento, las venas de las piernas empiezan a ceder, perdiendo su elasticidad natural y las válvulas dejan de funcionar correctamente. Esto hace que la sangre retorne hacia atrás en su camino de vuelta al corazón y se estanque en las debilitadas venas de las extremidades inferiores.

El resultado es la aparición de acumulaciones de venas azules de apariencia enmarañada y grumosa que sobresalen justo por debajo de la superficie de la piel y que se conocen como venas varicosas o simplemente varices. Las arañas vasculares y telangiectasias asociadas a las varices son esos pequeños vasos sanguíneos de color rojo, azul o púrpura que aparecen con mayor frecuencia en los muslos y piernas.

Los síntomas asociados con la presencia de varices incluyen:
• Dolor en las piernas
• Quemazón y picor alrededor de las venas varicosas
• Hinchazón
• En algunos casos severos, aparición de úlceras y sangrado.

La primera cita es imprescindible para valorar cada caso. Siempre que recibimos a un paciente, interesado en el tratamiento láser de varices, nos plantea la misma duda: “¿Podrá el láser quitarme las varices?”. En Diagonal Centro Quirúrgico tenemos establecido un protocolo para las personas que acuden a nosotros para eliminar sus varices.

Antes del tratamiento, el especialista revisará en consulta el historial médico del paciente y realizará un diagnóstico para determinar desde cuándo ha tenido problemas con sus venas y la severidad de dicho problema.

En esta primera consulta diagnóstica también es necesario evaluar su tipo de piel y si ha sido sometido a tratamientos previos tales como esclerosis o cirugía de varices.

También es necesario verificar si existen algunos problemas subyacentes de mayor severidad. Esto puede requerir el empleo de medios de diagnóstico auxiliares tales como la ecografía o el Doppler, antes de que la terapia láser sea aplicada.

Sea cual sea tu problema, la primera consulta diagnóstica es esencial e insustituible para garantizar la eficacia del resultado y su seguridad.

Nuestro tratamiento para la eliminación de varices superficiales y arañas vasculares con el láser de Neodimio-YAG de 1064 nm de FOTONA es tecnológicamente muy avanzado y consigue magníficos resultados con un sistema poco invasivo, seguro y que permite una rápida recuperación.

La reincorporación a la vida diaria es inmediata después de la sesión de láser vascular, aunque se recomienda evitar el ejercicio vigoroso en las primeras 24 h tras la sesión.

Aunque el resultado final no se verá hasta uno o dos meses tras el tratamiento, la totalidad de nuestras pacientes está satisfecha con la comodidad del procedimiento.

El tratamiento de las varices con láser es un procedimiento seguro y ambulatorio. Permite tratar eficazmente las lesiones vasculares cutáneas presentes en cualquier parte del organismo y es posible tratar amplias zonas en una misma sesión.

En ocasiones puede presentarse algún cardenal alrededor de la zona tratada que desaparece en la primera semana tras el tratamiento. Una pigmentación de color marrón-pardo puede permanecer en la vena tratada hasta varias semanas tras el tratamiento, especialmente cuando se tratan las varices de mayor diámetro. Esta pigmentación desaparece entre dos a seis semanas tras la sesión.

Las varices tratadas con láser son eliminadas totalmente. El tratamiento mediante láser evita marcas, tatuajes y cicatrices. La recuperación del paciente es inmediata.

logo
logo

Unidad Láser y Medicina Estética
Otros tratamientos

Eliminación de tatuajes con láser

Rejuvenecimiento íntimo

Medicina Estética

logo

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros

Pida cita sin compromiso, nos encantará escuchar su caso.

Click to listen highlighted text!