Las secuelas por exceso de piel son frecuentes después de pérdidas de peso masivas por tratamiento con dieta y ejercicio, o como consecuencia del tratamiento quirúrgico de la obesidad. Estos pacientes presentan un exceso de piel, a veces muy considerable, a nivel abdominal, lumbar, mamario, en los brazos, piernas y región torácica. Con frecuencia también presentan una pérdida de grasa excesiva a nivel facial que envejece el rostro.
Las personas en esta situación se pueden beneficiar de una planificación global del tratamiento necesario para eliminar el exceso de piel donde esté situado y atenuar los cambios no deseados producidos por la pérdida de peso.