La liposucción la intervención quirúrgica más eficaz para eliminar de forma definitiva las acúmulos localizados de tejido adiposo. La liposucción es una técnica quirúrgica que se debe realizar de forma rigurosa y por cirujanos plásticos especialistas para garantizar los mejores resultados posibles y la ausencia de complicaciones. El objetivo de la liposucción no es la pérdida de peso, ni forma parte del tratamiento de la obesidad. La liposucción es eficaz para el tratamiento de la grasa localizada en las caderas, abdomen, rodillas, brazos, región lumbar y región cervical anterior. Es estas zonas el tratamiento quirúrgico ofrece un resultado satisfactorio y definitivo. Es recomendable que el paciente mantenga un peso lo más cercano posible a su peso habitual antes de la intervención.

La liposucción es la intervención de elección para conseguir la eliminación definitiva de los acúmulos de grasa localizados. Consiste en la aspiración por vacío de la grasa a eliminar mediante unas pequeña cánulas de 3 a 5 mm.
La liposucción es un intervención quirúrgica que debe ser realizada por un cirujano plástico cualificado y en un entorno seguro para el paciente.


UTILIDAD DE LA INTERVENCIÓN

Los mejores resultados de la liposucción se obtienen al tratar los excesos de grasa localizados en localizaciones concretas de la silueta. Estas zonas de acúmulo localizado de grasa, abdomen, caderas, muslos, brazos, rodillas, región cervical.., son resistentes a la pérdida de peso o a la práctica de deporte.

Para conseguir un resultado de la intervención lo más favorable posible – la eliminación de las grasas de localización profunda indeseables – el paciente debe tener antes de la intervención, un peso lo más cercano posible a su peso normal.

El adelgazamiento o la pérdida de peso no son los objetivos a cumplir mediante una liposucción. Con esta técnica quirúrgica se puede conseguir una mejora en la armonía del contorno corporal mediante la modelación de la silueta. Pero no sirve para solucionar un problema global de sobrepeso u obesidad consecuencia de hábitos de vida inadecuados.


EVALUACIÓN PREVIA

Antes de recomendar la intervención quirúrgica de liposucción es necesario, como para cualquier tipo de tratamiento, una evaluación correcta del paciente.

Es necesario valorar la constitución, distribución de la grasa, calidad o elasticidad de la piel, edad y estado de salud. La evaluación de la elasticidad cutánea de la zona a intervenir es esencial. Los pacientes que tienen una buena elasticidad de la piel pueden esperar después de la intervención, y la eliminación de la grasa localizada, que la piel encoja de forma satisfactoria adaptándose al nuevo contorno creado.

En los pacientes con la piel menos elástica, la cantidad de grasa que se puede aspirar es menor para evitar que la piel permanezca relajada formando irregularidades o pliegues no deseados.


ELIMINACIÓN DEL TEJIDO GRASO

Las cánulas de liposucción a través de las cuales se elimina la grasa son de pequeño diámetro (3 a 5 mm). La punta de las cánulas es roma, lo que permite disminuir al máximo el riesgo de lesionar las estructuras vasculares o nerviosas que se localizan en el tejido celular subcutáneo. El procedimiento quirúrgico debe ser cuidadoso para no producir traumatismos en la piel que cubre la zona intervenida. La intervención consigue su objetivo si la liposucción se realiza sólo en la grasa a eliminar, y de forma ordenada y homogénea. En casos seleccionados una mínima aspiración superficial puede estimular la retracción cutánea y mejorar el aspecto de la piel.


CARACTERÍSTICAS DE LA GRASA DE RESERVA

La grasa de reserva se distribuye de forma variable en cada persona, y puede localizarse en abdomen, caderas, muslos, brazos, rodillas, región cervical….
La característica fundamental de la grasa de reserva es que su comportamiento biológico es distinto del de la grasa que se acumula por una dieta o hábitos de vida inadecuados. La grasa de reserva, como indica su nombre, es la última que el organismo utiliza como fuente de energía, y permanece en su localización aun cuando el paciente pierda peso.

La cantidad de grasa de reserva y su localización vienen determinadas por la constitución de cada persona y permanece sin cambios después de estabilizarse en la pubertad. La grasa de reserva aspirada no se recupera después de una liposucción. Después de la intervención si se produce una ganancia elevada de peso, el tejido adiposo se va acumular de forma difusa por todo el cuerpo, pero no se acumulará otra vez en la zona operada. Si se recupera el peso normal, se va a recuperar otra vez la silueta.


PREPARACIÓN PARA LA INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA DE LIPOSUCCIÓN

En la liposucción se recomienda con especial insistencia que el peso del paciente sea lo más cercano posible a su peso ideal. Una liposucción no es una técnica quirúrgica para perder peso.
El cirujano evalúa e informa al paciente, y se realiza un estudio preoperatorio para descartar problemas de salud que contraindiquen o condicionen la cirugía.
Es importante que el paciente valore con tranquilidad la información facilitada por el cirujano antes de decidir operarse.


INTERVENCIÓN QUIRÚRIGICA

La duración de la intervención es variable según la cantidad de grasa a eliminar, el número y localización de las zonas a tratar, y el tipo de piel. Oscila para la mayoría de pacientes entre 30 y 90 minutos. El tipo de anestesia habitual es anestesia local y sedación asistida por un anestesista. La raquianestesia o la anestesia general se reservan para los casos más complejos, o cuando se asocia la liposucción a otro tipo de intervención – abodminosplastia, cirugía mamaria -. Cercanas a la zona de liposucción se realizan 3 o 4 pequeñas incisiones (3-4 mm.), a través de las cuales se introducen las cánulas de aspiración de la grasa. Después de la cirugía se coloca a la paciente un vendaje compresivo que evita edemas y cardenales, da comodidad y ayuda a la piel a adaptarse al nuevo contorno corporal. En casos seleccionados se recomiendan prendas compresivas entre 2 y 4 semanas, y fisioterapia.


RECUPERACIÓN Y CUIDADOS POSTOPERATORIOS

El tiempo de permanencia en el hospital oscila entre unas pocas horas, ingreso en hospital de día, a 24 horas. Se recomienda el tiempo de ingreso en función de las características de la cirugía y de cada paciente. La zona tratada es ligeramente dolorosa al tacto durante la primera semana. No se producen dolores intensos o espontáneos.
Se recomienda al paciente que no realice actividades laborales físicamente exigentes la primera semana después de la intervención. La actividad deportiva habitual se puede reiniciar a las 3 semanas.
Los resultados de la intervención se empiezan a apreciar a las 3 semanas de la cirugía, cuando el edema postoperatorio empieza a disminuir. Se considera como definitivo el resultado a los 6 meses.


PRECIO DE LA LIPOSUCCIÓN

El coste de la intervención quirúrgica de liposucción es el resultado de la suma de los costes de la evaluación preoperatoria, hospital, anestesia, equipo quirúrgico, prendas de compresión, fisioterapia y cuidados y seguimiento del paciente en consulta.

En Diagonal Centro Quirúrgico informamos en consulta de cuáles son los costes exactos de estos servicios y facilitamos un presupuesto detallado para cada paciente.