DIAGONAL es el único Centro en Córdoba que dispone de Earfold, el procedimiento mínimamente invasivo para la corrección de las orejas prominentes.

Earfold 

OTOPLASTIA CONVENCIONAL

La intervención quirúrgica de otoplastia tiene como objetivo corregir la forma y posición de los pabellones auriculares, que cuando están separados de la cabeza más de 2,5 centímetros, se juzgan como demasiado visibles.

Aunque lo más frecuente es corregir las dos orejas, en ocasiones sólo una requiere tratamiento. Esta intervención quirúrgica es posible a partir de los 7 años de edad, momento en que los pabellones auriculares dejan de crecer, y cuando el niño expresa el deseo a los padres.

Hay tres tipos de alteraciones de la forma que permiten diagnosticar un pabellón auricular como prominente o despegado.

· Hélix Valgus: Angulación muy importante entre el pabellón auricular y el craneo
· Hipertrofia de la concha auricular: Proyecta la oreja hacia adelante y acentúa el aspecto de separación de las orejas
· Defecto de plicatura del antehélix: El pabellón auricular tiene un aspecto liso. Es el problema más frecuente y fácil de solucionar. Para esta situación es para la que está especialmente indicado el procedimiento de corrección de las orejas despegadas mínimamente invasivo Earfold.

INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA

Habitualmente la intervención quirúrgica se realiza con anestesia local y sedación asistida por el equipo de anestesia. En pacientes adultos que lo soliciten se puede realizar con sólo con anestesia local. Sin embargo, en los niños menores de 14 años lo habitual es realizar la intervención con anestesia general para evitar la agitación y falta de colaboración del paciente.

El ingreso de los pacientes intervenidos de otoplastia es ambulatorio y sólo de unas horas. Pueden regresar a su domicilio el mismo día de la intervención.

Existen distintas técnicas para la corrección de los pabellones auriculares promientes, la elección de una técnica u otra, y de sus variantes depende de las características individuales de cada paciente. Sólo cuando la malformación del paciente lo requiere, se deben recomendar técnicas de corrección complejas, o con postoperatorios incómodos o mayor riesgo de complicaciones graves.

La cicatriz se aloja en todos los casos en la parte posterior del pabellón auricular, permanece oculta en el pliegue natural de la oreja y raramente es una cicatriz perceptible o de mala calidad.

Postoperatorio: No debe ser doloroso aunque puede existir incomodidad la primera noche. Es necesario mantener una cinta o un vendaje alrededor de las orejas durante una semana y se recomienda mantener esta protección durante un mes al dormir.
Al día siguiente de la intervención quirúrgica las orejas pueden estar hinchadas, esta hinchazón va mejorando de forma progresiva de forma que a la semana pasa desapercibida, y desaparece al mes.

Otoplastia

Anestesia: Local / Local con sedación / General

Tiempo de intervención: 45 minutos – 1 hora

Tiempo de ingreso hospital: 2 a 12 horas

Dolor: Dolor leve o incomodidad las primeras 24 horas

Postoperatorio: Cinta o vendaje 1 semana, recuperación social 1 semana

Objetivos: Corregir las alteraciones de forma que producen las orejas despegadas

Forma y tamaño: Las orejas quedan pegadas de forma inmediata. Hay edema o hinchazón claros durante 1 semana. Se obtiene naturalidad a partir del mes.