El tratamiento médico y quirúrgico de las lesiones por quemadura corresponde al cirujano plástico. El cirujano plástico es el único profesional formado de manera específica para tratar este tipo de lesiones. La solicitud de asistencia debe ser inmediata a la producción de las quemaduras para evitar el retraso en la curación o el agravamiento de las lesiones iniciales, por una estrategia de tratamiento y curas poco afortunada.

Manos-Quemadas

Las quemaduras son lesiones producidas por la exposición del organismo a fuentes de calor con elevada temperatura. Los tejidos del cuerpo humano se lesionan y mueren de forma inmediata cuando son sometidos a temperaturas superiores a los 100 grados centígrados.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, está en contacto directo con el exterior, y es el más afectado cuando se produce una quemadura o traumatismo térmico.

Situaciones habituales que se observan como origen de la mayoría de las quemaduras.

  • Accidentes domésticos en la cocina. Manipulación de ollas a presión y sartenes
  • Encendido de chimeneas u hogueras con alcohol o gasolina
  • Contacto accidental con fuentes de calor como las estufas o braseros
  • Quemaduras por flash o fogonazo eléctrico, o electrocución durante la manipulación de instalaciones eléctricas
  • Quemaduras químicas por el uso de productos sanitarios o desatascadores de tuberías.
  • Accidente laboral en entornos industriales o por accidente de tráfico

Personas con mayor riesgo de sufrir quemaduras

  • Niños y ancianos
  • Personas con minusvalía física o psíquica
  • Personas con adicciones a alcohol, drogas o fármacos
  • Personas con enfermedades que afectan y disminuyen la sensibilidad a la temperatura: Diabetes Mellitus

Gravedad de la quemadura

La gravedad y el pronóstico de las quemaduras está determinado por la combinación entre la profundidad de la quemadura, la superficie corporal o extensión lesionada, y la edad y salud del paciente.

Se consideran graves las quemaduras que afectan a ancianos, a la cara o las manos, o a más del 6% de la superficie corporal. Son también graves las quemaduras profundas o las producidas por electrocución.

Una quemadura profunda es aquella que produce ampollas, o una superficie de la piel blanca, rígida y poco dolorosa.

Actitud inmediata ante una quemadura

Si la quemadura es pequeña se debe envolver con un trapo limpio y húmedo y acudir al centro médico asistencial. No se deben aplicar pomadas o antisépticos ni demorar la consulta al médico.

Si la quemadura es por electrocución, extensa, o está asociada a otras lesiones se debe avisar de forma inmediata a los servicios médicos de emergencia para que se realicen una primera asistencia en el lugar del accidente y la evacuación. Durante la espera se debe incorporar al accidentado y cubrirlo con una manta térmica o ropa. No se debe administrar ningún tipo de medicación.