.ubicacion

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Eliminación de tatuajes

Según datos de la Academia Española de Dermatología, uno de cada tres españoles de entre 18 y 35 años llevan al menos un tatuaje. Por otro lado, y aunque no existen datos oficiales, se estima que entre una de cada 5 y una de cada 3 personas tatuadas desea borrar el tatuaje de su cuerpo transcurridos 5 años; este porcentaje aumenta cuando los tatuajes se realizaron a edades muy tempranas, entre los 16 y 18 años.

Los motivos que pueden llevar a buscar la eliminación de los tatuajes son diversos: pensar que se trató de una mala decisión, que el tatuaje simbolice algo con lo que ya no se está de acuerdo, que este sea de mala calidad, o se haya desvanecido, o bien los requisitos laborales.

La eliminación de tatuajes es el proceso de eliminación de un área de tinta inyectada de modo permanente en una zona de la piel del cuerpo; esto implica que las partículas de tinta en la piel tatuada son muy difíciles de eliminar

Existen diversos métodos para llevar a cabo dicha eliminación, aunque sin duda la eliminación mediante el empleo de pulsos ultracortos de energía láser de alta intensidad es con diferencia el más eficaz y popular, por sus altas tasas de éxito, su seguridad y la ausencia de efectos secundarios graves.

Puesto que las partículas de tinta son realmente difíciles de eliminar, se necesita una energía tan potente como la de un láser para deshacerse de ellas; pero no vale cualquier láser. La eliminación de tatuajes requiere un tipo especializado de láser capaz de emitir pulsos ultracortos de energía.

Existen dos tipos principales de equipos láser que emiten dichos pulsos ultracortos, los equipos láser de nanosegundos, más antiguos y los innovadores equipos láser de picosegundos.

Por poner un ejemplo fácil de entender, si originalmente las partículas de tinta del tatuaje fueran como rocas, mediante el tratamiento con láser de nanosegundo las conseguimos reducir al tamaño de piedras y con el láser de picosegundo al de arena. El tamaño de las partículas de pigmento es muy importante, ya que cuanto más pequeño sea, más fácilmente podrán ser absorbidas y eliminadas por el organismo. Ello permite conseguir mejores resultados, con una eliminación más eficaz y en un tiempo más breve.

Diagonal Centro Quirúrgico dispone para la eliminación de tatuajes del láser de picosegundos Enlighten III de Cutera. La eliminación de tatuajes con láser de picosegundos es la tecnología más eficaz actualmente disponible, reconocida por la FDA de Estados Unidos y por la Academia Española de Dermatología, permitiendo una eliminación efectiva y sencilla.

Los dos tipos principales tipos de láser que emiten los pulsos ultracortos necesarios para la eliminación de los tatuajes se diferencian en su modo de acción:

  • Láser de nanosegundos (Q-switch): rompen las partículas de color del tatuaje debido a una reacción térmica, por lo que se produce el calentamiento del tejido circundante, y no se puede descartar que se produzcan daños en la piel por quemadura y aparición de cicatrices.
  • Láser de picosegundos: disparan pulsos mil veces más rápido que los anteriores; en lugar de calentar las partículas de tinta, el haz de luz emitido por el láser se transforma en ondas acústicas, que al concentrar la energía en un pulso tan corto hacen “explotar” el pigmento, fragmentándolo en partículas más pequeñas que con los equipos de nanosegundos. Como el efecto es mecánico no quema la piel y proporciona una gran eficacia y seguridad, con un mínimo daño del tejido circundante.

El efecto fotomecánico o fotoacústico de los disparos de picosegundos de Enlighten III rompe las partículas de tinta depositadas en la dermis hasta que los fragmentos son tan pequeños que son eliminados por el organismo de forma espontánea. La elevada potencia del láser Enlighten III junto con las distintas longitudes de onda – 1064 nm (colores azules y negros); 532 nm (colores rojos y amarillos); 670 nm (colores verdes y azul celeste), hacen posible eliminar de una forma más rápida, completa y cómoda los tatuajes que cualquier otra plataforma láser.

En Diagonal Centro Quirúrgico el tratamiento es supervisado y realizado por profesionales médicos expertos. Un manejo experimentado y responsable de Enlighten III hace muy improbables la aparición de efectos secundarios o complicaciones graves.

Los pulsos ultracortos del láser de picosegundos hacen que las sesiones de tratamiento sean muy rápidas, desde tan solo 5 minutos, aunque irá en función del tamaño del tatuaje a eliminar.

En cuanto a si el tratamiento es doloroso, es importante resaltar que la sensibilidad y tolerancia al dolor varía mucho de una persona a otra y está también influida por la parte del cuerpo en que se encuentre el tatuaje. En general, los pacientes describen la sensación como el chasquido de una banda de goma que golpea contra la piel o como una salpicadura de pequeñas gotas de aceite caliente. En general, todos están de acuerdo en que es mucho menos incómodo y doloroso que la propia realización del tatuaje.

Para paliar estos efectos suele ser suficiente la aplicación de frío con un rodillo de aluminio o, en el caso de personas con más sensibilidad o menor tolerancia al dolor, el empleo de una pomada anestésica 30 minutos antes del tratamiento.

Borrar tatuajes con el láser de picosegundos es un procedimiento que no requiere de tiempo de recuperación, por lo que tras el mismo los pacientes pueden reincorporarse a su vida diaria sin ningún problema.

No obstante, es importante seguir algunas recomendaciones:

  • Mantener protegida la zona tratada de la radiación solar: pues la luz del sol puede ser perjudicial para la curación después de cualquier procedimiento con láser.
  • Evitar el riesgo de infecciones manteniendo el área tratada limpia. Se aplicará una pomada durante 5-7 días hasta la total curación. Se recomienda evitar nadar en las 48 horas posteriores al tratamiento.
  • No tocar las costras o ampollas, en caso de que aparezcan.
  • Se debe mantener un período de 6 a 8 semanas entre tratamientos, para permitir la recuperación del área tratada y la eliminación del pigmento. Esta medida aumenta el éxito del tratamiento y disminuye el número de sesiones necesarias, y por tanto el coste.
logo

Preguntas frecuentes

El número de sesiones necesarias para borrar el tatuaje puede oscilar entre 3 y 5 y llegar a 10 en casos difíciles por las características del tatuaje o tipo de tinta. Recuerde que este número puede ser el doble cuando se trabaja con otros tipos de láseres como el Q-Switch, como también son muchos más los pacientes que no consiguen eliminar su tatuaje por completo o sufren efectos indeseables con este tipo de láser.

En general, el número de sesiones necesarias va a depender de varios factores, como son:

  • Color del tatuaje: los tatuajes con pigmentos más oscuros van a requerir menos sesiones de tratamiento para descomponerse que los de colores más claro, debido a que los pigmentos oscuros absorben mayor cantidad de luz.
  • Antigüedad del tatuaje: Cuanto más viejo sea tu tatuaje y más se haya desvanecido su color original, menos sesiones serán necesarias.
  • Tatuaje profesional o de aficionado: Los tatuajes realizados por aficionados no suelen ser uniformes y la calidad del color es inferior, por lo que pueden ser eliminados con láser más fácilmente que los realizados por un profesional.
  • Características del pigmento y profundidad de la piel a que se encuentra: En general cuanto más profunda se encuentre la tinta en la piel o más grandes sean las partículas de pigmento, más difícil será de eliminar el tatuaje y más sesiones serán necesarias.
  • Localización del tatuaje: En general, si los tatuajes se encuentran en zonas del cuerpo más próximas al corazón y con mayor circulación sanguínea serán más fáciles de eliminar que aquellos situados en partes más alejadas del corazón. Los tatuajes situados en muñecas, tobillos, manos y pies serán más difíciles de eliminar, requiriendo más tiempo y más sesiones.

Sí; los maquillajes permanentes, también conocidos como micropigmentaciones, se pueden eliminar con el láser de picosegundos. El principio del maquillaje permanente es el mismo que el de un tatuaje, aunque no es tan profundo, lo que facilita su eliminación.

Los maquillajes permanentes son un tipo especial de tatuaje en el que se emplea un tipo de tintas especialmente desarrollado para este uso. Es necesario conocerlas y realizar un tratamiento específico para cada situación.

En general, la eliminación de tatuajes con el láser de picosegundos es completamente segura, siempre que sea realizada por un dermatólogo, cirujano plástico o médico estético experto y con un equipo adecuado que reúna todas las garantías.

Antes de someterse al procedimiento es necesario conocer cuáles son los efectos secundarios que pueden producirse, aunque en general son mucho menos graves y frecuentes, o no aparecen con un láser de picosegundos como Enlighten III.

  • Alteraciones en la pigmentación: hiperpigmentación e hipopigmentación. Es el efecto secundario más común, especialmente en aquellas personas con tipos de piel más oscuros. Suele resolverse completamente en un período entre 6 y 12 meses después del tratamiento de eliminación.
  • Pueden aparecer enrojecimiento, hinchazón y mayor sensibilidad del área tratada.; raramente aparece alguna ampolla o costra, ya que no hay el efecto de calentamiento de la piel. Estos problemas se van resolviendo sin dejar secuelas, a medida que el área tratada sigue su proceso natural de curación.
  • Aparición de cicatrices: Este efecto secundario es permanente, aunque afortunadamente se ha descrito en un número muy reducido de casos. Seguir las recomendaciones de actuación que le indique su médico para después del tratamiento, puede marcar la diferencia en este sentido. En ocasiones la forma en que está realizado el tatuaje puede haber ocasionado la formación de una cicatriz que queda enmascarada bajo el color de este; cuando se elimina el pigmento del tatuaje con láser, esa cicatriz se hace evidente, pero no tiene nada que ver con el tratamiento láser de eliminación.

En general, el tratamiento de eliminación de tatuajes con láser está contraindicado en los siguientes casos:

  • Cáncer de piel en el área tatuada
  • Alergia al sol
  • Tratamiento con fármacos fotosensibilizantes o anticoagulantes
  • Embarazo

El especialista realizará su historia clínica antes del tratamiento y le indicará si está indicado en su caso y las precauciones y recomendaciones a tener en cuenta. Póngase siempre en manos de un profesional de la salud experto en este procedimiento.

Puedes hacerte un tatuaje en cualquier superficie de la piel que hayas tratado con el láser para eliminar un tatuaje anterior. El láser funciona descomponiendo y rompiendo en fragmentos más pequeños las partículas de tinta en la piel, para que sean eliminadas. No hay razón por la que no pueda hacerse un nuevo tatuaje e inyectar pigmentos nuevos en esa zona. De hecho, hay personas se quieren borrar un tatuaje con láser precisamente porque quieren volver a tatuar esa zona con otro diseño.

No obstante, hay una excepción a considerar. Si el tratamiento con láser causa la aparición de alguna cicatriz, ello podría dificultar la realización de un nuevo tatuaje, aunque la aparición de cicatrices es un efecto secundario extremadamente raro cuando se utiliza un láser de picosegundos.

logo
logo

Unidad Láser y Medicina Estética
Otros tratamientos

Tratamiento láser de varices

Rejuvenecimiento íntimo

Medicina Estética

logo

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros

Pida cita sin compromiso, nos encantará escuchar su caso.

Click to listen highlighted text!