La elasticidad de la piel y del tejido de sostén subcutáneo disminuye como consecuencia de las pérdidas y ganancias repetidas de peso y con la edad. Estos cambios en la piel y en el tejido conectivo elástico de sostén son más acusados a nivel de los brazo y cara interior de los muslos; en estas zonas de piel habitualmente más fina se notan antes la pérdida de elasticidad en forma de flacidez, piel caida y blanda, y estrias.

La mal llamada celulitis es el acúmulo de tejido graso en una zona con pérdida previa de la elasticidad. La piel, empujada por el tejido adiposo hacia el exterior, forma la típica imagen de superificie ondulada o “piel de naranja”.

El tratamiento consiste en evaluar los hábitos de alimentación y ejercicio del paciente, recomendando los más saludables en su caso, y recuperar la calidad de la piel mediante tratamiento con mesoterapia y estimulación de la creación de nuevo tejido elástico con la fuente láser de Neodimio-Yag.