Tratamiento del Melasma

El melasma es un tipo especial de alteración de la pigmentación, que resulta angustioso para los pacientes que lo presentan y cuyo tratamiento es especialmente complicado.

Se puede desarrollar durante el embarazo debido a oscilaciones hormonales, de ahí que se le conozca como “máscara del embarazo”, pero también por las fluctuaciones hormonales en cualquier etapa de la vida (por ejemplo, la menopausia) o por la toma de anticonceptivos o terapia de reemplazo hormonal. En aquellos casos en que su desarrollo va ligado a la gestación, es frecuente que no se resuelva después del parto.

En la mayoría de pacientes se manifiesta con la aparición de manchas grandes, en forma de parche, en las mejillas o la frente, negras, marrones, tostadas o gris azuladas; ocasionalmente pueden aparecer también manchas de pigmentación más delgadas sobre las cejas o el labio superior.

Enlighten III ha demostrado ser muy eficaz para el tratamiento del melasma

Los sistemas láser convencionales empleados hasta ahora para el tratamiento de la pigmentación superficial por daño solar, no funcionan lo suficiente cuando la localización del pigmento es más profunda, como ocurre en el caso del melasma.

El láser Enlighten III, con duraciones de pulso tan extremadamente cortas – picosegundos – es capaz de alcanzar una potencia máxima muy alta, que se concentra sobre un pequeño volumen de la piel a tratar, sin quemarla, y elimina el pigmento de forma rápida y limpia,sin dañar las áreas subyacentes.

Se recomienda una serie de dos o tres tratamientos para lograr un resultado óptimo. Después puede ser necesario un tratamiento de mantenimiento anual o bianual para mantener los resultados a lo largo del tiempo y evitar la reaparición del melasma.